lunes, 21 de abril de 2014

La narrativa de los años 70 a nuestros días


LA NARRATIVA DE LOS AÑOS 70 A NUESTROS DÍAS

En los años 70 continúa escribiéndose novela experimental como en la década anterior. Novela, recordemos, de estructura en secuencias, con ruptura temporal y punto de vista múltiple; con la técnica del contrapunto; con monólogo interior y disgresiones; de lenguaje culto y sintaxis compleja. Pero a partir de 1975, con la muerte de Franco, la llegada de la democracia y el fin del aislamiento tradicional español, se abre un nuevo periodo para la narrativa. Ahora hay un auge de los grupos de comunicación de masas y una generalización de la cultura.
     Las novelas de esta época vuelven al relato tradicional y la historia interesante en sí misma, en que predomina un sentimiento de desencanto, una visión irónica y distante de los problemas colectivos en beneficio de temas más personales o íntimos como la soledad, las relaciones personales, la realización como individuo, el amor, el erotismo, la infancia; no se refleja la actualidad política pero sí hay una gran influencia de los medios de comunicación de masas y una vuelta al estilo realista, de frase corta más fácil de leer.
     Los autores más destacados de esta etapa pertenecen as distintas generaciones. Narradores de posguerra renovados (Camilo José Cela, Miguel Delibes, Gonzalo Torrente Ballester etc) conviven con autores de los años 60 (Juan Marsé, Carmen Martín Gaite) y de los 70 (Juan Benet, Juan Goytisolo etc).
     En los años 80 y 90 surge un gran número de novelistas nuevos. No existe una tendencia dominante, Comparten el panorama literario novelas muy diferentes en estilo, temas y calidad. Destacan:
. La novela histórica de intención paródica (G. Torrente Ballester en Crónica del rey pasmado. 1989) o de recreación del pasado;No digas que fue un sueño (1986) de Terenci Moix; Miguel Delibes escribe sobre los protestantes del siglo XV en la que es su última novela, El hereje (1998); José Luis Sampedro, escribe sobre la guerra civil en Octubre, octubre  (1981) etc.
. La metanovela también llamada novela especular, que consiste en incluir la narración misma como centro de atención del relato y reflexionar sobre la creación novelística: Beatus ille (1986) de Antonio Muñoz Molina.
. La novela intimista vuelve a lo privado con el análisis psicológico de los personajes femeninos como los de Rosa Montero: Te trataré como a una reina (1983) o Soledad Puértolas; los sentimientos republicacnos: Manuel Rivas en El lápiz del carpintero (1998) etc.
. La novela lírica desarrolla el proceso de un individuo en formación, su acceso a la experiencia. Destacan Javier Marías: Todas las almas Corazón tan blanco; y Julio Llamazares.
. La novela neorrealista situada en un espacio conocido, la ciudad provinciana o la gran urbe. Aquí podemos incluir el grupo de escritores jóvenes conocidos a finales de los años 90 como Generación X, que se caracterizan por ofrecer una visión desencantada de la vida, con protagonistas muy jóvenes y presencia de la violencia (muchas veces injustificada, como un modo de darle salsa a la vida), con continuas referencias musicales y cinematográficas anglosajonas y jerga del mundo de la noche o las drogas. Los autores más conocidos son: Ray Loriga, Lucía Etxebarría y José Ángel Mañas (Historias del Kronen, 1994).
. La novela policiaca, casi siempre influida por la novela y el cine negro americano, Son las obras de Manuel Vázquez Montalbán y su detective Carvalho; Antonio Muñoz Molina (El invierno en Lisboa, Beltenebros); Eduardo Mendoza y Arturo Pérez Reverte.
. La novela de crítica política refleja la desilusión de las décadas de los 80 y 90: Juan Madrid, Días contados (1993).
     En la primera década del siglo XXI siguen las tendencia anteriores; si acaso se observa un auge del cuento. Unos de los mejores cultivadores del relato es Alberto Méndez, que en los Girasoles ciegos (2004) engarza cuatro historias de posguerra. Los microrrelatos de Luis Mateo Díez, J. Mª Merino o Juan Pedro Aparicio también tienen mucho éxito. En los últimos años hay eclecticismo: se escriben memorias, autobiografías, libros de viaje, cuentos, relatos, microrrelatos y por supuesto, novela de todas las tendencias. Si acaso , una tendencia destaca sobre todas: la histórica tanto del pasado remoto como reciente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada